El incidente de Cienfuegos


incidente de CienfuegosConservo un fragmento roído de un antiguo libro-tabloide de la década de 1960 cuando la educación de adultos daba los primeros pasos en Cuba y durante las noches mi padre volvía a repetir el trayecto matutino Caunao-Cienfuegos y viceversa. En aquella época mi hermano y yo lo acompañábamos  para verle enseñar lo que modestamente sabía, bien fuera Matemáticas, bien Español o Geografía. Incluso, creo que aún yo no sabía escribir, pero qué lindo mi padre dibujaba su letra palmer sobre el pizarrón de madera. Parece que de aquellos recuerdos y de la evocación de mis maestros decidí mi futura profesión. Desde entonces, mis manos se estremecen cada vez que me tocaba, bien de alumno, bien de maestro colocar la bandera en su driza y hacerla subir para que flotara en los azules mientras un coro de voces infantiles ponía toda su fuerza en el mismo himno que acompañó a los mambises a la guerra.  Por eso y más conservé el fragmento del tabloide que despertó mi curiosidad.

En dicho fragmento aparece la fotografía que comparto y su pie de foto manifiesta cómo soldados yanquis frenaban la acción de un maestro y patriota cienfueguero que intentaba izar nuestra bandera. Con tan solo esa referencia me puse a investigar y estos son los pormenores del tal incidente de Cienfuegos.

Sustenta el pie de la foto que el suceso ocurrió justo cuando en Cuba se debatía la aceptación o no de la Enmienda Platt. Aquella batalla que se libraba en el campo de las ideas empezó en febrero de 1901 y concluyó en mayo con la votación de 15 votos a favor y 14 oposiciones. Más la foto en si, habla por si sola. En su extrema derecha noten la presencia de militares del ejército interventor norteamericano, el tercero lleva grados de Sargento. Por la posición distendida de estos efectivos no parecen estar impidiendo nada. La bandera de la estrella solitaria se halla atada a la driza por sus dos extremos y por ende está lista para ser  izada.

En la instantánea sólo hay una persona vestida elegantemente, lleva sombrero de jipijapa, traje blanco y corbatín de pajarita ceñido al cuello. Usa lentes y un singular bigote. Presuntamente este debe ser el maestro. Le rodean niños de ambos sexos que pueden ser los alumnos que asistían a la escuelita pública que aparece unos metros atrás, hacia la izquierda. Nótese bajo el alero, un cartel ilegible supuestamente con el nombre del colegio.

Esa debe ser la escuela del maestro, pues el edificio esquinero posee sendos rótulos que lo identifica como la fábrica de cigarros El Indio. Los adultos presentes en la foto pueden ser los empleados de esa industria cigarrera y además transeúntes que se sumaron al patriótico suceso.

Y aunque aquella enmienda de marras tenía hasta su justificación jurídica para ponernos a merced de los Estados Unidos, en ningún acápite nos prohibían tácitamente exhibir nuestra bandera. 3 meses después, el 14 de septiembre de aquel 1901 Teodoro Roosevelt  juró la presidencia de los Estados Unidos. Sabía que imponer la ocupación indefinida de Cuba era violar las propias leyes de su país, y sobre todo le traería problemas internos con el pueblo americano, que para ser honestos, desde 1895 se solidarizó con nuestra causa. La Enmienda Platt fue el instrumento legal, aprobado por la Convención Constituyente cubana, que permitía a los Estados Unidos tutelar y de ser preciso intervenir en la naciente republica.  Y aunque Roosevelt y su país conseguían una aureola de democracia y desinterés ante los ojos del mundo, la visita de su hija a la Habana, poco antes de proclamarse la republica fue un gesto catalogado como eminentemente político.

Desde la guerra del 68 el culto a la bandera de la estrella solitaria representó una de las formas más emotivas del sentimiento patriótico de los cubanos. Por eso, al cumplirse el primer año de la ocupación estadounidense los maestros cubanos  movilizaban la opinión pública con paradas escolares, actos cívicos, estrellas de 5 puntas, vestimentas blancas, azules y rojas o exaltaciones de próceres de la independencia, ante los rumores de una ocupación indefinida.

Los interventores, nos tendieron una red, al parecer éramos débiles, pero el viaje de nuestros maestros a Harvard es un ejemplo felizmente fallido de americanizar la enseñanza. Al zarpar en julio de 1900 llevaban  firmes sus deseos de alzar una generación de cubanos, no de yanquis, y para reafirmar sus posiciones colocaron en sombreros y solapas estrellas y banderitas tricolores. Tal vez dentro del grupo de los 46 maestros que viajaron por Cienfuegos estaba el maestro de la fotografía,  a quien pudiéramos relacionar con Alberto Martínez Blanchar. También con Jerónimo Urquiola o con Pablo Ladislao Rouseau, por citar algunos de los que tenían colegios en la zona donde ubicamos la escuela.

Lamentablemente el incidente de Cienfuegos no fue hallado en ningún texto. Tampoco en la oralidad local y es curioso porque en tales asuntos, y me refiero al patriotismo, los tabaqueros cubanos llevaron posiciones delanteras. De tal fabrica solo diremos que pudimos ubicarla en la intersección de la calle Arguelles con la de Hourruitinier y como su dueños al industrial Telesforo Alfonso de Armas, quien además de El Indio, regentaba  las marcas Kagliostro y El Guanche, estas 2 últimas con sede en la calle Santa Cruz y Santa Isabel.

Telesforo fue muy astuto, y no solo por  traer la primera maquina cigarrera de que Cienfuegos tuvo noticia, también inventó un aparato para multiplicar imágenes, por medio de la refracción, y hasta obtuvo privilegios para establecer con su aparato, un anuncio en el Parque Martí y hasta tal vez esta reminiscencia fotográfica saliera de su lente captando en un instante la grandiosidad de un suceso, al que se unieron los trabajadores de su fábrica.

En la foto quedó la imagen de la fabrica de cigarros El Indio, y el momento sublime en un maestro cienfueguero se disponía a izar  un día de 1901, la bandera de la estrella solitaria.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Hechos históricos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s