Aquella marinería


En la tarde del día 5 fuerzas del tirano arremeten contra la ciudad sublevada, y en horas de la noche solo San Lorenzo resistía gracias al empuje de aquella marinería. Poco a poco la tenaz resistencia se fue quebrando, los gritos revolucionarios languidecieron hasta lo inaudible. Hacia la medianoche cesaba la resistencia al agotarse el parque de los rebeldes. René Vallina, un soldado del pueblo y los hermanos Murgas cuentan cómo hienas se ensañaban con sus víctimas, tanto, que hasta ametrallaban sus cuerpos apenas sin vida.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Hechos históricos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s